miércoles, 2 de septiembre de 2015

ANTES DE UN SUEÑO INQUIETO

Sólo es para quedarme dormido: echo mano del primero que pille. Además, de qué vale romperse la cabeza si están los estantes manga por hombro: andan todo el día sacándolos y metiéndolos... y los dejan en cualquier parte, encima; la culpa la tengo yo. "A-ni-ma-ción-a-la-lec-tu-ra", animación a la lectura y una mierda. ¡Respeto a la propiedad es lo que hace falta en esta casa! ¿Dónde me lo habrán metido? Hemos dicho que el primero que pille. La última vez estaba aquí... años hace. Ya es que ni los libros puede uno... Ahora, en vez del que tiene que ser está... No creas que el teléfono va a derte los números que buscas. No, nada que ver, ni tampoco el vecino de al lado. Acaso tienen valor los sueños.  Hombre, desde cuándo hará que busco éste... ya es igual. No es mío, pero tampoco sé de quién. A dafne ya los brazos le crecían. Sólo es para quedarme dormido, pero no. Últimamente ando como aquí: como si, bajo la superficie, se despertara algo enorme. No. Sí. Éste es. Cuando una mañana se despertó, Gregorio Samsa...

No hay comentarios: