lunes, 4 de noviembre de 2013

TÚ MISMO



- ¡A un leurito! ¡Te yeva' tré' y un libro de regalo! ¡Curtura y comodidá!
El bibliófilo antañón no puede creerlo: la única traducción al francés de las Elegías amarillas, de Cavafis, gratis por la compra de tres bragas.
- ¿No se pueden comprar los libros por separado, señora? Se los compro todos.
- No señó': lo' libro', con la' braga'.
No es que el bibloófilo antañón no se de cuenta de que puede obtener un ejemplar de las Elegías por tres euros, es que sus también antañones principios le impiden dar este paso. Pero, por otra parte, los ejemplares se agotan: las clientas se los llevan con sus respectivos tríos de coloristas prendas íntimas. La señora del puesto tuvo la idea de las bragas y los libros después de varios fracasos sucesivos: primero fue "CON LA COMPRA DE TRES CALZONCILLOS REGALAMOS UN LIBRO", no se vendieron tres calzoncillos; luego, "CON LA COMPRA DE DOS CALZONCILLOS REGALAMOS DOS LIBROS", tampoco se regalaron dos libros; por fin, "CON CADA CALZONCILLO DOS LIBROS", ni por ésas. Sin embargo, hoy están a punto de agotarse las dos pilas al ritmo de las bragas, para desesperación del naftalínico bibliófilo, que al fin toma una decisión heroica:
- Déme usted tres bragas; es que son para mi señora...
"¿Es que?". ¿Cómo que "es que"? excusatio non petita, acusatio manifesta, piensa para sí la dueña del puesto, quien ve a las claras que el desastrado bibliófilo es soltero recalcitrante. Frente a la taimada sonrisa de la vendedora, el tímido hombrecillo se cohibe. La mujer finge tranquilizarlo, guasona.
- A mí no me tiene urté' que da' e'plicasión ninguna, cabayero. ¿Cuále' quiere?
Las clientas miran para el hombrecillo que confusa, difusa profusamente elige.
- Ésta, ésta y ésta.
- ¿É'ta?
- No, no, ésa no, ¡Ésta, ésta!
Mientras lo deja eligiendo, la vendedora continúa con su pregón.
- ¡A vé'! ¡Por tré' leurito'! ¡Comodidá' y curtura! ¡Animarse como'r cabayero!

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Enorme!,
http://www.youtube.com/watch?v=l38blGqVeHc&feature=related