viernes, 1 de noviembre de 2013

DESCUBRIMIENTO


EL JUBILADO que no tuvo adolescencia acaba de terminar La isla del tesoro. Es la primera vez que la lee y le ha fascinado; si no lo hizo antes no fue por falta de tiempo, aunque empezó a trabajar a los catorce años en la pensión de su madre, y después en toda clase de oficios, como un burro. Siempre ha leído mucho en libros prestados o en bibliotecas municipales, pero sólo cosas serias: empezó por enciclopedias de animales, pintura o grandes descubrimientos de la Humanidad (todas se las papó de cabo a rabo) siguió luego con la filosofía (a Nietzsche lo leyó mucho) y se interesó más tarde por la divulgación científica o histórica (siempre le gustó la Historia); y también ha sido siempre gran lector de periódicos. Ahora ya no lee cosas así porque ha encontrado, por fin, lo que buscaba: un lugar donde se habla del mundo real.

No hay comentarios: