domingo, 27 de enero de 2013

QUIÉN TE HA VISTO

Una circular interna del MI 6 ha recordado a todos los agentes Cero Cero Siete (incluido Bond, James Bond) que son funcionarios del Estado y, como tales, deben ajustarse a los nuevos presupuestos dictados por estos tiempos.
En su actual misión (que previsiblemente da comienzo en Montecarlo, adonde ha tenido que desplazarse en clase turista) Bond se ha visto obligado a hospedarse en el Hotel Lamerde, situado a una distancia lamentablemente larga del Casino Roulette, único donde la dirección ha admitido las máquinas tragaperras, a su vez único juego al alcance de las mermadas dietas de Bond. Las tragaperras del Roulette no favorecen, desde luego, el acercamiento al sofisticado criminal que persigue, pero mientras acciona una de ellas y bebe té helado (no agitado, eso sí) directamente de la lata ha podido intimar con una jubilada de pasable buen ver cuya compañera de habitación en la residencia fue contacto de la Resistencia durante la segunda Guerra Mundial. Cuando la jubilada sale del casino y toma su autobús de regreso, Bond trata de seguirla entre el tráfico al volante de su Mini (automóvil de fabricación británica y por lo tanto sólido, aunque no especialmente veloz), pero sin resultado: la vieja se le escapa. Cuando regresa por la noche al Lamerde casi se mata al colisionar con un camión de la basura: conducía ebrio tras haberse bebido, rodeado de marineros borrachos, todos los martinis que pudo pagar de su bolsillo. La policía lo arrestó, naturalmente, y la Embajada Británica, consultada por el comisario, no quiso saber nada del asunto.
Esto por lo que se refiere a la vida real; ahora vamos a detallar los recortes de "Ahórrate la muerte", la película (serie B).