viernes, 6 de mayo de 2011

LAS ÚLTIMAS Y LAS PRIMERAS

Aceptemos que los humanos merecieran el nombre de "Humanidad" ¿No existen muchas más razones para que acuñemos nosotras el de "Tortuguidad"? Me atrevo a ofreceros, ilustre asamblea, algunos ejemplos de cómo sonaría este vocablo:


- Ejerzo mi profesión por amor a la Tortuguidad.



- Equivocarse es tortugo.


- Un calor intortugo.


- Un esfuerzo sobretortugo.


- Extraterrestres con rasgos tortugoides.


- Un mundo destortuguizado.


Así debemos hablar a partir de ahora. Sé que en estos momentos hay problemas mayores y más urgentes (por ejemplo, de qué vamos a vivir), pero buscar un nombre que nos haga sentirnos una especie me parece esencial para nuestro futuro. He dicho una especie cuando debería haber dicho la especie, ahora que todas las demás se han extinguido.







No hay comentarios: