martes, 27 de julio de 2010

El Prudente Ulises

27 de agosto.- Los setenta y dos días de trincheras que llevamos en este secarral (con sus 673 muertos, 1234 heridos y 312 enfermos de disentería) se explican por el hecho de que, hace cinco meses, una firma inglesa vendió al gobierno una partida de fusiles Máuser a raíz de los buenos oficios de la embajada británica, que convenció a nuestro Rey de que invadiese el territorio fronterizo donde nos encontramos. El fruto de la carnicería detallada más arriba puede expresarse en libras esterlinas y francos suízos, que se encuentran depositados en diversas entidades bancarias de Londres y Berna a excepción de cierta suma, invertida en una línea de ferrocarril que en el futuro, tal vez, unirá Tesalónica con Atenas. La inmensa mayoría de los que han muerto, se están muriendo o van a morir aquí son analfabetos. Como Héctor, como Aquiles, como los soldados de Alejandro. Como los troyanos de las trincheras de enfrente.

1 comentario:

Antonius Block dijo...

LAS VIDAS DE TODOS ESOS MUCHACHOS

.. serán segadas como la hierba del campo. Cierto. Pero los que maquinan las guerras no son los que las conducen. Están detrás de ellos. Son los buenos oficios de la British Embassy (por no hablar de la ONU y la Organización Mundial de la Salud) adecuadamente engrasados por Das Kapital. Esos, los que comen el pan de la violencia, los que escupen mentiras de la mañana a la noche no visten de uniforme. Ni aquí/ahora, ni en Troya.

En la guerra, cabe la grandeza, http://www.youtube.com/watch?v=gC8DCOdvkjI&feature=fvsr

...en inducir a otros nunca, que le pregunten al picha brava,
http://www.youtube.com/watch?v=rusF4OJzGbo

... yo es que cuando me tocan a Ulises me pongo como el Camacho.