domingo, 17 de enero de 2010

BRUTALIDAD MASCULINA

Me la ha preñao. Que tú déjala a su aire, que metida en casa es peor, que va a acabar siendo una neurótica; y luego ha pasao lo que tenía que pasar. Y ahora, encima, no hay manera de averiguar quién ha sido el padre. Yo le dije a ésta que lo mejor hacerle un aborto, pero ésta que ni hablar, que cómo se me ocurría, que iban a nacer me ponga como me ponga, y no hay más que hablar. Porque ésa es otra, que no va a ser uno solo, que si fuera uno, todavía. Pues del barrio ha tenido que ser, digo el hijoputa del padre, pero del barrio no sé yo de ninguno que haya podido preñar a una chihuahua.

Nota: la brutalidad masculina es un pozo sin fondo. Si quieres tomar lo de arriba como un chiste, tú mismo, pero que sepas que no lo es.

No hay comentarios: