lunes, 11 de agosto de 2008

LA ÚLTIMA TARDE SOBRE LA TIERRA (I)



(Cuento de fantasmas)


Para Laura



Nota: el relato que sigue ocurre fuera del tiempo, ideas como ayer, ahora, después o mañana son absurdas aquí.
I
El puño de su bastón golpeó tres veces, sin prisa, la puerta miserable de mi buhardilla. Su figura sólida e inmóvil me esperaba en silencio y, cuando la tuve frente a mí, me dirigió una sola palabra.
- Sígueme.
Me dió la espalda y fue bajando con aplomo, sin ruido, los escalones de tablas inseguras. No se ocupó más de mí, no me hizo ninguna señal ni volvió nunca la cara para comprobar que le seguía pero, sin saber por qué, me sentí como obligado a ir de todas formas tras aquella presencia, cuyo nombre, aunque parezca absurdo, no adiviné. Cuando me dejó en el camino, se despidió dejándome las palabras justas -ni una más- para hacerme comprender, cuando asistiese a lo que me esperaba, que mi destino consistía en seguirle para siempre y que esa tarde iba a ser para mí la última sobre la tierra.

No hay comentarios: